Ir al contenido principal

Letras en el agua




A la memoria de Rayo Bradbury



http://www.taringa.net/posts/info/14966520/Ray-Bradbury_-Los-marcianos-somos-nosotros.html



-      Insisto en que lo mejor sería quemarlos – señaló nuevamente el secretario de Defensa.
-      No queremos que los escritores que subsisten digan que  Bradbury tenía razón.
-      Disculpe señor, ¿quién es Bratbury?
-      Un trastornado que imaginaba brigadas de bomberos quemando libros ¿Puede creerlo? Un profesor del colegio me forzó a leerlo. No fue agradable.
-      ¿Entonces qué propone?
-      Tirarlos al drenaje- replicó irónico.
-      ¿Qué?
-      Al drenaje, ¿qué importa? ¿Acaso le preocupa que las ratas aprendan a leer?
-      Suena descabellado.
-      Es el único lugar que merecen. Hablo del drenaje profundo, claro está.
-      Pero debe usted pensar en otoño. Llueve y las ciudades se inundan, el agua le llegaría hasta el cuello a los electores. Podrían no reelegirlo.
-      Tírenlos al mar lo antes posible.
-      Me parece más factible que sean incinerados, señor.
-      Entienda que no quiero darles ni la más mínima razón a esos malditos. Creen que todo lo que han escrito se hará realidad, se creen visionarios. Ya verán que no, este mundo avanza y sus estúpidas letras quedarán en el olvido.
-      Entendido señor. Daré órdenes de que comiencen lo antes posible.
-      Que así sea, Fernández. No quiero errores.


Lejos de ahí, a las afueras de la ciudad, un militar lanzaba la luz de su linterna a un coche negro. Le ordenaba detenerse. El motor rugió como el demonio. El auto negro se alejaba; los militares abrieron fuego.

El automóvil salió disparado en una curva y se estrelló contra un árbol gigantesco. Los soldados rodearon el lugar y revisaron el vehículo.
- El conductor está muerto, el otro sigue vivo, señor.
- ¡Hay libros en la cajuela! ¡Docenas y docenas de ellos, señor!
- Ese hombre tendrá mucho que explicar si logra salvar la vida…- replicó el Teniente.
- Ya viene la ambulancia.
- Hagan todo lo posible para que siga con vida, seguro tiene información de la La Resistencia.



La noche de ayer un vehículo negro con placas de Michoacán hizo caso omiso a las indicaciones de un retén militar. Al ver que aceleraba, las Fuerzas Armadas se vieron obligadas a abrir fuego. El vehículo se estrelló contra un árbol. Un hombre murió, el otro se encuentra hospitalizado en estado crítico y permanece bajo custodia del ejército…


Ulises y Serena conservaban una vieja hostilidad desde la Facultad de Letras, solo La Resistencia había logrado unirlos por un tiempo.
Serena tomó el control remoto y dejó el televisor en silencio.
- No podemos seguir escondiendo libros mientras nos matan. Parecemos cucarachas que se esconden. Deberíamos considerar la propuesta de los radicales.
- Esa propuesta no está a discusión, va totalmente en contra de lo que defendemos. Además lo que acabamos de ver era un acto suicida, sólo a un demente se le ocurriría.
- Te recuerdo que la novela es la autorización de la esquizofrenia.
- Para nuestra desgracia ahora está desautorizada y debemos buscar la forma de preservarla. Se perdieron dos vidas y docenas de libros. ¿Es esa la solución de los radicales?

Serena insistía. Ulises ignoraba que Serena ya había establecido contacto con el ala radical. Alguien había traicionado. Un comando armado debía ir tras ese auto y sorprender al retén para que escapara. Algo había pasado. La televisión no dijo nada, o tal vez lo dijo y Serena no quería que se escuchara.


-          Solo sería para defendernos, además Roque Dalton…
-          Todos sabemos el valor de Dalton, Serena. Pero nuestras armas disparan tinta, no lo olvides.
-          A veces quisiera hacerlo.- replicó entre dientes.

Las seis camionetas que llevaban a los radicales fueron perforadas por certeros disparos de armas m4 y m16. Un vehículo fue alcanzado por una granada. El auto negro sólo pudo acelerar, los militares del retén ya habían trazado una estrategia. El tramo de carretera posterior a los sucesos había sido cerrado. Los militares limpiaron la zona.

No todo salió bien. Al abrir la ráfaga, una familia que venía de la desviación de un rancho fue alcanzada por las municiones. La mayoría de los medios culparon a La Resistencia por el fallecimiento de los civiles.

Dos semanas después vino la respuesta. En las afueras de la ciudad de Morelia, por la carretera libre a la Ciudad de México, se dirigía un contingente pequeño de militares que se disponían a establecer un retén poco antes de entrar al pueblo de Charo.

- ¡A sus posiciones!
El comando armado se distribuyó alrededor de ese tramo. Los hombres, armados con viejos rifles y dos granadas hicieron estallar uno de los tres vehículos verde olivo, mientras la refriega se dejó venir sobre los otros dos. Ningún militar quedó con vida.

En otras noticias Un grupo armado emboscó un convoy militar a solo unos kilómetros de la ciudad de Morelia, los 11 militares que tripulaban los vehículos murieron en el lugar. El Presidente anunció una movilización sin precedentes al estado de Michoacán. Se presume que La Resistencia tiene ahí provisionalmente su centro de operaciones.

  
Las turbinas no sólo ensordecían los oídos, también destrozaban las páginas amarillas que se estrellaban contra ellas. Los jóvenes amordazados, eran testigos del espectáculo que ofrecían los efectivos del ejército. De vez en vez, entre libro y libro, era arrojado un joven tan solo por las ganas de que no se perdiera aquella tradición del siglo pasado. Bastaba que no los hicieran hablar las torturas, bastaba que no cedieran ante las amenazas de ver muertos a los suyos. Bastaba que resistieran para terminar flotando, junto a las letras, sobre las aguas del Pacífico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Expone clasismo nicolaita enfrentamiento entre estudiantes y MAR

Alejandro Amado

Morelia, Mich.- Alrededor de las 12:30 del jueves el subsecretario de Seguridad Pública, Carlos Gómez Arrieta, daba una entrevista afuera de Ciudad Universitaria, decía que 200 policías resguardaban ese complejo educativo y que 150 más permanecían al pendiente de las Facultades de Odontología y Derecho, en otro punto de la ciudad, donde ya se habían presentado enfrentamientos por la mañana.
Poco antes habían llegado los policías antimotines que se apostaron, escudos de plástico en mano, entre estudiantes y jóvenes que buscan un espacio extemporáneo en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y aquellos que no alcanzaron los créditos que exige la prueba Ceneval que se aplica para ingresar. A estos últimos nos hemos acostumbrado a llamarlos “rechazados”, se aglutinan en el Movimiento de Aspirantes y Rechazados (MAR) y en la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL).
El subsecretario hablaba de resguardar la seguridad mientras a unos metros estudiantes in…

Familiares de enfermos sobreviven en el Bosque Cuauhtémoc

Por Karla Paola Jiménez Franco.
Morelia, Mich.- Familiares de enfermos hospitalizados, provenientes de distintas partes del estado, se ven en la necesidad de “vivir” en El Bosque Cuauhtémoc, ya sea en tiendas de campaña prestadas o improvisadas con cartones, periódico o lonas. Estas personas pasan gran parte del día en éste lugar en condiciones adversas.
Se ven en la necesidad de hacerlo porque necesitan estar “al pie”, como ellos dicen, por si el médico les solicita ir a comprar un medicamento de urgencia. Son personas en condición de pobreza a las que el Seguro Popular no les cubre la totalidad de los medicamentos.
No cuentan con recursos para dormir en un hotel, el dinero que tienen prefieren destinarlo a la compra de alimentos y medicinas que a veces no les cubre el hospital, a pesar de estar en el cuadro básico. Fundaciones cubren abandono Existen organizaciones que se encargan de brindar apoyos a estas personas, entre ellas la Fundación Hogar Emaús.
Trabajadores de la Fundación…

CNTE, Cedart y Centro Cultural UNAM muestran solidaridad a normalistas

Morelia, Michoacán.- A más de un mes de la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, y del asesinato de seis personas entre normalistas y civiles, la indignación sigue creciendo entre la población.
Este martes, minutos después de las 9:00 de la mañana partió desde Catedral una caravana de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, integrada por profesores de la Sección 18. Llevaban víveres y palabras de aliento a los familiares de las víctimas de desaparición forzada que viven en Ayotzinapa, desde donde exigen cuentas a los tres niveles de gobierno.

En el Centro de Educación Artística “Miguel Bernal Jiménez” los estudiantes realizaron un paro activo en el que tuvieron charlas con normalistas de Arteaga y Tiripetío, además de integrantes de otras organizaciones sociales y El Padre Goyo; de esta manera se van tejiendo redes de solidaridad para exigir la presentación con vida de los jóvenes, a la vez que se comparten experi…