Ir al contenido principal

First minute, first round

A La Negra (esa Negra no ¬¬).

- Hay universos que ya no será posible inventar- sentenció categórico.
A Damiana le tenía sin cuidado; nunca creyó en esas realidades alternas que se construían sobre la arena. La cosa era clara: Mateo quería, Damiana no. Pero necesitaba una especie de cenicero, de esos que se llaman Mateo y no son fáciles de encontrar. Damiana fumaba demasiado.

Damiana era como esos boxeadores que pudiendo asestar un nocaut antes del quinto asalto, optaban por cansar al oponente, llevarlo hasta el límite. Mateo quiso ser el champion of the Damiana’s heart, pero tarde cayó en cuenta que nunca dejó de ser un sparring.

“No tires la toalla”, se decía; y tras cada izquierdazo volvía al cuadrilátero antes de que terminara el conteo. Damiana pudo dejarlo fuera desde el primer round, pero entonces quién le haría el día en los aciagos días de octubre; días lluviosos, fuera de temporada.

Damiana nunca tuvo idea, pero era campeona mundial peso pluma en los híbridos sueños de Mateo, que siempre creyó ser el mejor oponente; el único que podría hacerle contrapeso.
-¿Y ahora qué voy a hacer con tus guantes? Eran rojos, como los pediste.
-No sé, no me preguntes.
-Tengo un par de entradas para la pelea de “La Barbie” Juárez.
-Aún puedes venderlas.

“Mejor colgar los guantes que los tenis”, pensó Mateo. A veces creía que le hubiese gustado caer ante Damiana como lo hizo Sonny Liston con Mohammed Ali: first minute, first round.

Habían pasado varias semanas y se mantuvo firme: “esta vez no le hablaré”. Pasaron un par de meses y del viejo teléfono de discado sólo salía la voz del agente de cobranza que se ostentaba como licenciado: él también preguntaba por Damiana. Ni el buró de crédito la podía encontrar. Damiana nunca llamó.
Un mal día, llevado por ese fuego incontrolable de saber qué diablos había sido de ella regresó al gimnasio.
-La última vez que la vi estaba saliendo con “El Valedor” Méndez, mejor ni le busques-.

Esa mañana Mateo no recordaba nada.
-¡Cómo se te ocurre llevarle serenata a La Damiana!
-¿Le gustó?

“El Valedor” le había metido una madriza monumental. Sólo Don Ferras, el chaparrito alentador de los boxeadores sin talento, se había aprestado a visitarlo; juntos se curaron la cruda con un par de botellas de medio pelo: mitad para la garganta, mitad para las heridas. De La Damiana, ni sus luces.

Sonó el teléfono: Damiana estaba en el hospital, su vida pendía de un hilo. Mateo desempolvó los guantes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Expone clasismo nicolaita enfrentamiento entre estudiantes y MAR

Alejandro Amado

Morelia, Mich.- Alrededor de las 12:30 del jueves el subsecretario de Seguridad Pública, Carlos Gómez Arrieta, daba una entrevista afuera de Ciudad Universitaria, decía que 200 policías resguardaban ese complejo educativo y que 150 más permanecían al pendiente de las Facultades de Odontología y Derecho, en otro punto de la ciudad, donde ya se habían presentado enfrentamientos por la mañana.
Poco antes habían llegado los policías antimotines que se apostaron, escudos de plástico en mano, entre estudiantes y jóvenes que buscan un espacio extemporáneo en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y aquellos que no alcanzaron los créditos que exige la prueba Ceneval que se aplica para ingresar. A estos últimos nos hemos acostumbrado a llamarlos “rechazados”, se aglutinan en el Movimiento de Aspirantes y Rechazados (MAR) y en la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL).
El subsecretario hablaba de resguardar la seguridad mientras a unos metros estudiantes in…

Familiares de enfermos sobreviven en el Bosque Cuauhtémoc

Por Karla Paola Jiménez Franco.
Morelia, Mich.- Familiares de enfermos hospitalizados, provenientes de distintas partes del estado, se ven en la necesidad de “vivir” en El Bosque Cuauhtémoc, ya sea en tiendas de campaña prestadas o improvisadas con cartones, periódico o lonas. Estas personas pasan gran parte del día en éste lugar en condiciones adversas.
Se ven en la necesidad de hacerlo porque necesitan estar “al pie”, como ellos dicen, por si el médico les solicita ir a comprar un medicamento de urgencia. Son personas en condición de pobreza a las que el Seguro Popular no les cubre la totalidad de los medicamentos.
No cuentan con recursos para dormir en un hotel, el dinero que tienen prefieren destinarlo a la compra de alimentos y medicinas que a veces no les cubre el hospital, a pesar de estar en el cuadro básico. Fundaciones cubren abandono Existen organizaciones que se encargan de brindar apoyos a estas personas, entre ellas la Fundación Hogar Emaús.
Trabajadores de la Fundación…

CNTE, Cedart y Centro Cultural UNAM muestran solidaridad a normalistas

Morelia, Michoacán.- A más de un mes de la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, y del asesinato de seis personas entre normalistas y civiles, la indignación sigue creciendo entre la población.
Este martes, minutos después de las 9:00 de la mañana partió desde Catedral una caravana de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, integrada por profesores de la Sección 18. Llevaban víveres y palabras de aliento a los familiares de las víctimas de desaparición forzada que viven en Ayotzinapa, desde donde exigen cuentas a los tres niveles de gobierno.

En el Centro de Educación Artística “Miguel Bernal Jiménez” los estudiantes realizaron un paro activo en el que tuvieron charlas con normalistas de Arteaga y Tiripetío, además de integrantes de otras organizaciones sociales y El Padre Goyo; de esta manera se van tejiendo redes de solidaridad para exigir la presentación con vida de los jóvenes, a la vez que se comparten experi…