Ir al contenido principal

Relatoría de hechos sobre el 1 de septiembre de 2013.



Mi nombre es Alejandro Amado Frausto y soy un fotoperiodista independiente. El pasado domingo 1º de septiembre me encontraba documentando gráficamente la movilización que se registró en varias arterias de la Ciudad de México con motivo del Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Me incorporé a registrar los hechos en Eje Central y Arcos de Belén pasadas las 12:40 horas, posteriormente proseguí con el contingente sobre el Eje Central con dirección al sur hasta Doctor Río de la Loza, donde los manifestantes dieron vuelta a la izquierda y fueron encapsulados por un cerco policiaco que, si bien no impedía salir o entrar individualmente, no permitía el avance de los inconformes en conjunto. Esto ocurrió alrededor de las 13:00 horas.

Continué documentando sobre Río de la Loza hasta su incorporación a Fray Servando, es decir, pasando 5 de Febrero. El contingente, ya bastante nutrido con la llegada de los maestros, prosiguió sobre Fray Servando hasta topar con un contingente de uniformados.

Al llegar a las inmediaciones del Congreso de la Unión, vallas metálicas impedían el paso. Aproximadamente a las 16:00 horas se desató una persecución por parte de los granaderos, en ese momento corrí a la calle Sur 81 para capturar imágenes de los hechos, sin embargo me quedé rezagado en la esquina de Oriente 30 tomando fotos a un par de manifestantes que formaban una barricada mientras sus compañeros se introducían en las calles de la colonia que está a espaldas del Mercado de Sonora.

Me introduje por esas calles buscando obtener imágenes, pero tanto policías como manifestantes ya me habían dejado muy atrás. Caminando por esas calles salí hasta Lorenzo Bouturini y me dispuse a retirarme caminando rumbo a Tlalpan para abordar el Metro, incluso le llamé a una amiga reportera gráfica, para ver si estaba bien y para indicarle que me dirigía a su casa.

Sin embargo, a una cuadra de Tlalpan unas camionetas con granaderos me rebasan y se detienen al llegar a Tlalpan, donde se bajan varios elementos y comienzan a correr tras un grupo de jóvenes que al parecer venía de la marcha.

Al percatarme inicio la carrera para llegar a Tlalpan y tratar de documentar las detenciones. Inmediatamente al dar vuelta veo a cuatro uniformados intimidando a dos jóvenes, mujeres ambas (http://www.youtube.com/watch?v=Vgpics6y_8Y). Segundos después tomé otro video corto en donde se aprecia como un policía se lleva la mochila de una joven (http://www.youtube.com/watch?v=R4KYANn6eUg). A estas alturas ya no llevo registro de la hora, pero calculo que son alrededor de las 16:20. Segundos después grabo cómo se llevan un joven a una patrulla justo afuera de la estación del Metro San Antonio Abad, del lado de dirección Cuatro Caminos (http://www.youtube.com/watch?v=jyhVVBldbP8).

Enseguida ingreso al Metro y sigo registrando la movilización de policías que corren tras otros jóvenes, incluso en la grabación se escucha como un policía llama “hijos de puta” a las víctimas de la persecución (http://www.youtube.com/watch?v=z_2hOZPhIDI). Al final del video ya no alcanzo a captar a detalle el uso excesivo de la fuerza con que se realizan las detenciones. Enseguida grabo otro video corto donde se llevan a un joven (http://www.youtube.com/watch?v=6fhMKoB_izE).

Los anteriores videos fueron conjuntados por el5poder.org en un video subido a YouTube en la siguiente dirección: http://www.youtube.com/watch?v=YU4-BDR7axU.

Después de estas grabaciones veo como un policía se acerca a mí de forma intimidatoria, por lo que intento ingresar a un vagón antes de que cierre sus puertas. Sin embargo, los uniformados ordenan al operador abrir y los policías me dan alcance; ya sólo puedo agarrarme de un tubo del vagón del Metro y un joven intenta ayudarme. Al sentir que ya era inevitable mi detención, opté por soltar la cámara y gritar mis datos para que me localizaran después; él de forma valiente resguardo mi cámara y posteriormente subió los videos a YouTube.

La imagen de cuando me detienen fue publicada en la portada del diario Reforma en su edición impresa del 2 de septiembre con un pie de foto que no le hace honor a la verdad: “Van por ellos. Tras lanzar bombas molotov contra granaderos, los anarquistas fueron perseguidos en el Metro San Antonio Abad”.

La situación se repitió en la página 11 de la sección Nacional del diario Metro, propiedad del mismo grupo empresarial, donde aparece la misma fotografía con el pie de foto: “Luego de que lanzaran bombas molotov contra granaderos, los anarquistas fueron perseguidos hasta los andenes del Metro San Antonio Abad”.

Enseguida varios policías me llevan por la fuerza con lujo de violencia sin informarme la razón de la detención, a pesar de que les digo que soy prensa. En el transcurso del traslado a la patrulla recibo golpes en varias partes del cuerpo; aún tengo secuelas en el tobillo izquierdo, las costillas, la espinilla derecha, el hombro izquierdo, la sien del lado izquierdo y especialmente en el ojo izquierdo, pues hasta el momento tengo la vista borrosa por un puñetazo que me propinó con toda alevosía un granadero cuando ya me llevaban sometido otros compañeros suyos que me querían obligar a agachar la cabeza, acción a la que me negaba por considerarla vejatoria.

Después del golpe en el ojo les dije que ya no me resistiría a la detención y que dejaran de golpearme, además les reiteré que era periodista. Sin embargo, siguieron insultándome: “Cállate pendejo”, “Muy huevudito, ¿no?”, entre otros improperios. Continuaron golpeándome con saña hasta salir del Metro, donde ante la presencia de más periodistas dejaron de propinarme golpes. Enseguida me suben a una patrulla.

En la nota de los periódicos Metro y Reforma que menciona mí detención, la información publicada no concuerda con la fotografía de portada, pues en dicha nota se afirma que la detención se realizó afuera del Metro, como declaró el oficial Nava, quien me acusa de ultrajes a la autoridad, portación de armas para agredir y resistencia de particulares; esto queda asentado en la Averiguación Previa 816-13.

Aclaro que yo no supe qué cargos se me imputaban hasta que se tomó mi declaración, y conocí al oficial que me acusaba hasta el Ministerio Público, por lo que denuncio la falsedad de declaraciones en las que incurrió.

Una vez que me suben a la patrulla, sólo alcanzo a gritar mi nombre, que soy fotógrafo  y que estudio en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Había ya varios jóvenes en la unidad y aún subieron más, en total éramos nueve, pero minutos después trasladaron a Estela, periodista de Radio Regeneración, a Silvia Colmenero y a mí, a otra unidad.

En la otra patrulla se quedaron Gonzalo Amozurrutia Nava, Pavel Alejandro Primo Noriega (Radio Cronopios Multimedios), Christian Adrián Cortés Gasca y Daniel Alberto Pérez Segura de la Facultad de Filosofía y Letras; Juan Daniel Velázquez Peguero, estudiante de gastronomía; Estela Morales de Regeneración Radio; además de otros nombres que mi grabadora registró con bastante ruido por las circunstancias, pero lo que alcanzo a entender de los otros nombres es alguien de apellido Dávila Olivares, si no me equivoco. En ese momento se acabó la pila y ya no alcancé a registrar más nombres.

A todos nos retiraron las mochilas cuando aún estábamos juntos en la misma patrulla y se las llevaron a un camión de granaderos, a pesar de que demandábamos que se revisaran en nuestra presencia. Segundos más tarde, uniformados bajaron del camión a mostrar algunas mochilas, incluso una tenía escurriendo algo; uno de los policías afirmó que era amoniaco y se la atribuyeron a Silvia Leticia. Lo anterior me sorprendió, pues yo no vi que ninguna mochila escurriera cuando se las llevaron. Luego de eso, a Estela, a Silvia y a mí nos cambiaron de unidad, y me percaté que estábamos en San Antonio Abad.

De ahí nos llevaron al MC-2 de Magdalena Contreras en la patrulla A4-104 (o al menos eso alcanzo a recordar en un momento en el que levante la lona y vi el reflejo del número en otro auto). En el camino al MP, incluso la patrulla casi choca con un taxi al rebasarlo en una calle estrecha, por lo que los choferes se hicieron de palabras.

Al llegar al Ministerio Público, se hizo presente Humberto Amado Corona Ramírez, fiscal desconcentrado en Magdalena Contreras, quien nos preguntó porqué estábamos ahí, sin embargo, en un desplante de arrogancia dejó con la palabra en la boca a Silvia cuando ésta le contestaba. Después de un rato, en ese lugar fueron presentadas nuestras pertenencias, pero ya les habían sembrado artefactos relacionados a los disturbios. A Estela le adjudicaron una mochila que recogió de otro joven que también fue arbitrariamente detenido.

Cabe señalar que el mismo fiscal, Humberto Amado Corona, actuó con desdén hacia nuestros familiares y amigos cuando le cuestionaron la presencia de granaderos en el MP durante nuestra declaración, que sucedió más de 24 horas posteriores a nuestra detención. Considero lamentables estas actitudes al no ser propias de un servidor público.

En el transcurso que permanecimos encerrados nos entrevistaron visitadores de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y denunciamos la violencia y arbitrariedad con que se dieron las detenciones.

En algún momento del encierro, llegó una mujer que nos quería tomar fotografías, a lo que los tres detenidos nos negamos. Además, al comentarle a la médico legista sobre mi malestar en el ojo como producto del golpe, me dijo que se trataba de la presión, sin embargo las molestias continúan hasta el momento.

Cabe destacar que los custodios actuaron de forma omisa con la salud de Silvia, quien estaba bajo prescripción médica, al negarle el suministro de los medicamentos bajo pretextos burocráticos. Además, se tardaban demasiado tiempo en hacernos llegar las cosas que nos enviaban nuestros familiares, incluso a veces no llegaban. Al salir del MP no me devolvieron mi credencial de la UNAM que solicitaron para cotejar mis datos cuando llegué al MC-2.

Ya al momento de tomarnos la declaración, la noche del 2 de septiembre, el ministerio público amago con suspender la sesión porque nuestro abogado, no le habló de usted al fiscal –lo que consideró una falta de respeto- y porque los acusados no aguantamos la risa por lo absurdo de los cargos que nos imputaban. “¿Quieres hacer esto de la forma fácil o difícil?”, le advertía el ministerio público a nuestro representante legal, indicándole que tardaríamos más en salir si continuábamos con esa actitud.

Finalmente fuimos liberados alrededor de las 4:00 horas del 3 de septiembre una vez que se cubrió el monto de nuestra libertad bajo caución, esto en medio de un impresionante despliegue de granaderos para dos periodistas, una activista y sus familiares y amigos. El proceso legal continúa en libertad.


Alejandro Amado Frausto, fotoperiodista independiente y estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Número de cuenta: 408038496.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Secretario de Seguridad Pública de Michoacán intimida a reportera

Sixto Flores
Lázaro Cárdenas, Michoacán.- El secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Juan Bernardo Corona Martínez, intentó quitarle el teléfono celular a la reportera Alejandra Martínez para que dejara de grabar, esto cuando se acercó a registrar los reclamos de ciudadanas de Lázaro Cárdenas respecto a la inseguridad que se vive el puerto.
Cuando la reportera le dijo a Corona Martínez que no podía quitarle el celular porque estaba haciendo uso de su libertad de expresión, el secretario se envalentonó retándola en reiteradas ocasiones. A continuación la conversación. -¿Para qué grabas,‘hija’?-Porque quiero, porque es libertad de expresión.-A ver, ‘hija’…-No puede quitarme el celular.-¿Qué no puedo?-No, no puedes.-¿Qué no puedo?-Es libertad de expresión.-¿Qué no puedo? ¿qué no puedo quitártelo?-¿Me lo va a quitar, secretario? Soy reportera. Ellas están denunciando algo.-Y yo estoy atendiendo.-No, no me lo va a quitar.-Nada más eso sí te digo, no me amenaces. Nada más (inaudible) por…

Familiares de enfermos sobreviven en el Bosque Cuauhtémoc

Por Karla Paola Jiménez Franco.
Morelia, Mich.- Familiares de enfermos hospitalizados, provenientes de distintas partes del estado, se ven en la necesidad de “vivir” en El Bosque Cuauhtémoc, ya sea en tiendas de campaña prestadas o improvisadas con cartones, periódico o lonas. Estas personas pasan gran parte del día en éste lugar en condiciones adversas.
Se ven en la necesidad de hacerlo porque necesitan estar “al pie”, como ellos dicen, por si el médico les solicita ir a comprar un medicamento de urgencia. Son personas en condición de pobreza a las que el Seguro Popular no les cubre la totalidad de los medicamentos.
No cuentan con recursos para dormir en un hotel, el dinero que tienen prefieren destinarlo a la compra de alimentos y medicinas que a veces no les cubre el hospital, a pesar de estar en el cuadro básico. Fundaciones cubren abandono Existen organizaciones que se encargan de brindar apoyos a estas personas, entre ellas la Fundación Hogar Emaús.
Trabajadores de la Fundación…
La Constitución se usó para fomentar el clientelismo; su valor es simbólico: Alberto Begné Guerra (SeGob)

Por Juan Antonio Magallán




Morelia, Michoacán.- Desde su nacimiento, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ha utilizado los derechos sociales para prácticas clientelares que no fomentan las libertades del individuo, "sólo nos hemos llenado la boca al hablar del 'estado de derecho' sin ver el derecho fundamental de los ciudadanos", consideró Alberto Begné Guerra, titular de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana, de la Secretaria de Gobernación (SEGOB).
Lo anterior fue expresado en la  Mesa de análisis “La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos a un Siglo de su Promulgación”, en el marco del Foro Internacional “Michoacán Gobernanza y Desarrollo Democrático”.
Al tomar el micrófono, el funcionario federal criticó que la clase política se ha llenado la boca con frases alusivas al “estado de derecho”, por lo cual, la…