Ir al contenido principal

Vamos contra todas las reformas: Madres de la "Centauro del Norte"

Por Amaranta Marentes y Alejandro Amado


Padres de la escuela Centauro del Norte
 rechazan la reforma educativa 
Lunes 25 de noviembre de 2013.- Es inicio de semana y la nostalgia invade la memoria al ir camino a la escuela; de niño ese tramo sabe a ganas de recreo. La cita es con madres de familia de la primaria Centauro del Norte, en la delegación Iztapalapa.

La escuela se localiza a varias cuadras del Metro Tezonco, lo primero que llama la atención es un mural de entre 8 y 10 metros a un costado de la entrada trasera, en él se ve un puño en alto acompañado del texto: “Los padres de la Esc. Primaria Centauro del Norte contra la reforma educativa gubernamental, por la educación laica, pública y gratuita. Respeto al Art. 3o constitucional”.

La organización, el proceso

Las madres cuentan que comenzaron a organizarse el 1º de Octubre. Tras una junta, por acuerdo decidieron tomar la escuela a partir del 2 y continuar con el plantel cerrado por 5 días. Durante este lapso se dieron clases extramuros de dos horas. Resaltan que el proceso ha sido difícil en razón de que la mayoría de los padres “saben de la lucha, pero no se integran”. Aunque la mayoría está en contra de pagar cuotas, son pocos los que se reúnen o acuden a eventos fuera de la escuela.

A la fecha gran parte de las madres y los padres acceden a escuchar la información o a firmar documentos colectivos, pero en participación presencial se ve un hueco, comentan. Las madres constantes no son el número que ellas desearían. Una de ellas considera que la falta de apoyo en movilizaciones se debe a la mala información: “como que los presionan, vienen papeles que nos hacen creer que no se va a cobrar”.

Otra madre agrega: “Nunca es clara la información respecto a la reforma educativa; que si sí, que si no. Los medios de comunicación tienen mucho que ver porque están bombardeando de una manera tremenda a los profesores. El problema es que la Reforma Educativa no es entendible, no es nada clara; nos dicen una cosa pero todo es entre líneas”. Las demás entrevistadas asienten.

Las madres explican que leyeron juntas la reforma y afirman que con ello se están educando. Ya no sólo estudian la reforma educativa, sino también la hacendaria, la energética, y las que se acumulen en la semana. Su organización no se limita al plantel educativo, acuden a las asambleas generales y a las manifestaciones. También llevan víveres al plantón de maestros del Monumento a la Revolución.

La Coordinadora de Madres y Padres de Familia del Distrito Federal

Al tocar el tema de la interacción con padres de otras escuelas, las madres comentan que a partir de las asambleas de padres de familia del Distrito Federal han tenido la oportunidad de intercambiar experiencias. Destacan que uno de los acuerdos es llevar comisiones de padres a otras zonas, esto con el fin de llevar información sobre planteles específicos. Así, el vínculo con las escuelas aledañas ésta presente.

Una de las madres, Esperanza, lamenta que la participación en las calles apenas se esté formando y no sea tanta como debería. Considera, sin embargo, que lo que pasa en su escuela es parte de lo que ocurre en las demás.

Enfatizan las madres que tras la asamblea del 9 de noviembre resolvieron conformar la Coordinadora de Madres y Padres del Distrito Federal. Agregan que en este momento ya existe una comisión de prensa trabajando. “El próximo sábado es el primer encuentro ya como Coordinadora de Padres; para ese momento se generará un plan de trabajo con representantes por escuelas y delegaciones. Se tiene que llegar a un acuerdo”.

La lucha es de las madres

Al no estar presente ningún hombre en la entrevista, la pregunta era obligada: ¿dónde están los padres? Las señoras manifestaron que la Coordinadora de Padres está compuesta principalmente por mujeres.

Una madre añadió que muy pocas tienen el apoyo de sus parejas. “A su manera y en medida de su proporción, ayudan. Pero de las que estamos movilizándonos, somos muy pocas las que tenemos el apoyo de nuestras parejas”.

Las jefas de familia hablan de la necesidad del trabajo con la pareja, pues en gran medida es parte de que no se integren más personas. “Mientras una no tenga ese apoyo es muy, muy difícil”, agrega una de las presentes con la mirada afligida.
Sobre el panorama que han visto en las asambleas comentan que sí hay participación masculina, “pero la mayoría de la lucha la están dando las mamis”, añaden.

La represión

Las seis mujeres narran la represión de la que fueron objeto el 24 de octubre, cuando se manifestaban en las inmediaciones del Senado de la República. Había un acuerdo. Mientras una comisión dialogaba con autoridades los demás manifestantes desocuparían el arroyo vehicular. Los padres cumplieron, las autoridades no.

Minutos después de ingresar la comisión, policías comenzaron a agredir a los manifestantes. En el ataque, que no enfrentamiento, una pequeña niña se llevó un golpe en un ojo. “Fuimos reprimidos niños, profesores y madres”, lamentan. Así una madre no podía levantarse ya que fue golpeada en la pierna por un escudo de granadero.

Luego del acto represivo que llevó a cabo la Secretaría de Seguridad Pública del DF, la comisión salió del recinto legislativo, “no rompan el acuerdo”, les decían. “¡Ustedes rompieron el acuerdo!”, contestaba indignada la comisión de padres y maestros que salió a tratar de defender a sus compañeros. Al recordar esa fecha, las madres de la Centauro del Norte mencionan que es parte de la falta de apoyo, ya que otras madres y algunos padres muestran miedo.
 
Mural al interior de la escuela Centauro del Norte. Fotografía: Amaranta Marentes

Sin garantías

A la primaria Centauro del Norte sí han llegado recibos de luz y agua pero no se han cobrado. Las madres narran que llegó un documento a la escuela y que la supervisora de zona les entrego, en él se decía que eran falsos los rumores de que tendrían que pagar los servicios de la escuela.

Sin embargo, al momento de cuestionarla al respecto, la supervisora reconoció “que no les puede garantizar nada”. No obstante les pidió que fueran a comunicar al resto de los padres el hecho de que no pagarían servicios; les entregó un documento firmado por el jefe de región. “Sabemos que son funcionarios menores y que al ratito los mueven; nadie nos garantiza que no nos vayan a cobrar cuotas”.

“Mi mamá me enseñó a luchar”

Esperanza refiere que ha platicado con sus hijos sobre la reforma y su reacción es incluso de desesperación ante la falta de apoyo de los demás padres. “Mis hijos preguntan: ‘¿cómo es posible que los demás papás no se dé cuenta de lo que está haciendo Peña Nieto?’. Ellos están indignados porque los demás no hacen nada, ¿por qué se quedan callados?”.

Otra madre enfatiza que sus niños incluso sacrifican cosas por estar en la lucha junto a ellas, les acompañan a asambleas y mítines. En este sentido, las madres buscan un equilibrio para no desatender su labor como jefas de familia.

“El viernes tuve una entrevista, y lo que hice fue llevarme a mi hijo para que vea que es lo que hace su mamá. El sábado fuimos al plantón (de la CNTE) a donar víveres, y me los llevé. Si una no lo hace de esa forma, los niños empiezan a dudar: ‘¿por qué mi mamá no está ya tanto conmigo, por qué siempre se la pasa en la asamblea y si no en una entrevista?’ Es una forma de enseñarles también a ser conscientes”.

Comenta que sus hijos estaban maravillados en acompañarla en la lucha:“Mamá, vamos a traer más cosas”, “me gustó mucho estar en la cabina”, ¿por qué te preguntan tantas cosas?”. “Uno está aquí por ellos, luchando por ellos”, añade.

Recuerda Esperanza que el día de la visita al plantón los niños cargaban alegres con bultos de ropa al tiempo que daban palabras de aliento: “estamos con ustedes maestros, échenle ganas”. “Sí se crea conciencia”, agrega.

“¿Por qué el Presidente no nos da tantito de lo que gana para arreglar la escuela?”

Otra señora refiere que Óscar, su hijo, al ver en las noticias lo que gana el Presidente y los legisladores, le preguntó: ¿y por qué ustedes hacen kermés? Le explicó que el objetivo es recabar fondos para dar mantenimiento al servicio eléctrico, pues algunas familias no cuentan con recursos para pagar la cuota que, enfatiza, en su escuela es voluntaria.

Ante ello, la pregunta de Oscar fue: “¿Y por qué el Presidente tiene hartos números en lo que gana?, ¿por qué no nos da tantito? Mi papá no pone dinero, pero por lo menos pone mano de obra. Mira los trajecitos que trae, y mira los niños en la escuela, hay unos que no tienen zapatos, sus pantalones les quedan cortos”.

La madre de Óscar manifestó que no pudo contener las lágrimas el día que fueron a dejar ayuda al plantón. “Es bien triste la forma en que están viviendo. Está en desacuerdo mucha gente, pero yo no creo ellos vengan a dormir en el suelo por gusto; ¿cómo es posible que esté pasando todo esto y la gente que está arriba de nosotros no se dé cuenta?”.

Otra madre enfatiza que vivimos orillados al conformismo. “Nos ponen al Presidente que quieren, porque las votaciones son una mentira. No hacemos nada, pero sí nos quejamos porque el dinero no nos alcanza. Desgraciadamente el dinero es muy indispensable, y por eso estamos aquí, porque no lo tenemos”.

Ante la rebeldía, los intentos de cooptación: “Becas “

La madre de Óscar denunció que las autoridades tratan de engañarlos. Refiere que días antes de que cerraran las escuelas, personas de la Delegación fueron a las secundarias y empezaron a llamar a las casas: les ofrecían becas. “Desgraciadamente si les dices que habrá vales, a las 4:00 de la mañana ya están formados, pero si les dices ‘vamos a apoyar una marcha’, y de toda la escuela vienen tres”.

Reconoce que las carencias son ciertas y es entendible, pero se tiene que ver a futuro. “Yo tengo dos hijos en la escuela, si presiono a mi esposo los mete a una particular, ¿pero y los que tienen cuatro, y los que tienen cinco? Además, si pago escuela particular, ¿quién me va a garantizar que mi hijo trabajará en lo que estudio? Mi hija quiere ser médico forense”.

¿Y los jóvenes?

En este sentido, otra madre comparte que tiene dos hijas que no estudian y tampoco trabajan. Manifestó que sin educación ni trabajo, los jóvenes terminarán delinquiendo. “Harán falta más anexos, habrá más drogadicción”, añade la madre de Óscar.

Resienten las madres no sólo la reforma educativa sino la falta de opciones en educación media y superior, además de los bajos salarios que no permiten una vida digna. “Los valores están en la basura, no hay motivación para estudiar: ‘hasta aquí llegas, y ya no hay estudios’. Y entonces, ¿qué va a ser de nuestros niños? Si de por sí ya estamos así, y ahora que nos cobren… Eso es lo preocupante, ya no va a haber una escuela gratuita”.

Destaca la madre de Óscar que en la colonia no hay una preparatoria y los jóvenes que no tienen ni para los pasajes, los padres les dicen: “O te doy para el pasaje, o te doy para comer”. Lamenta que esta situación orilla a jóvenes a dejar la escuela. “Conozco señoritas que han tenido buenas calificaciones en asentamientos, y les toca tan lejos que terminan siendo meseras”.

“Vamos contra todas las reformas, no sólo la educativa”

Mural pintado por niños y madres de familia
 en el exterior de la escuela Centauro del Norte. 
Una de las madres toma la palabra para enfatizar que las personas en el poder están imponiendo una reforma que sólo afectará a los de abajo. “Ellos nunca van a tener a sus hijos en escuelas públicas; las tienen en colegios privados, o en el extranjero. ¿Quién está definiendo esta situación?”, cuestiona. “Los padres lo estamos padeciendo, y la idea es tirar las reformas; todas.”

Destacan que en la tercera asamblea acordaron ir contra todas las reformas (energética, hacendaria, laboral…), ya que vienen entrelazadas. Se muestran optimistas: “con una que se caiga, se cayeron todas”, sentencia una madre.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Familiares de enfermos sobreviven en el Bosque Cuauhtémoc

Por Karla Paola Jiménez Franco.
Morelia, Mich.- Familiares de enfermos hospitalizados, provenientes de distintas partes del estado, se ven en la necesidad de “vivir” en El Bosque Cuauhtémoc, ya sea en tiendas de campaña prestadas o improvisadas con cartones, periódico o lonas. Estas personas pasan gran parte del día en éste lugar en condiciones adversas.
Se ven en la necesidad de hacerlo porque necesitan estar “al pie”, como ellos dicen, por si el médico les solicita ir a comprar un medicamento de urgencia. Son personas en condición de pobreza a las que el Seguro Popular no les cubre la totalidad de los medicamentos.
No cuentan con recursos para dormir en un hotel, el dinero que tienen prefieren destinarlo a la compra de alimentos y medicinas que a veces no les cubre el hospital, a pesar de estar en el cuadro básico. Fundaciones cubren abandono Existen organizaciones que se encargan de brindar apoyos a estas personas, entre ellas la Fundación Hogar Emaús.
Trabajadores de la Fundación…

Secretario de Seguridad Pública de Michoacán intimida a reportera

Sixto Flores
Lázaro Cárdenas, Michoacán.- El secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Juan Bernardo Corona Martínez, intentó quitarle el teléfono celular a la reportera Alejandra Martínez para que dejara de grabar, esto cuando se acercó a registrar los reclamos de ciudadanas de Lázaro Cárdenas respecto a la inseguridad que se vive el puerto.
Cuando la reportera le dijo a Corona Martínez que no podía quitarle el celular porque estaba haciendo uso de su libertad de expresión, el secretario se envalentonó retándola en reiteradas ocasiones. A continuación la conversación. -¿Para qué grabas,‘hija’?-Porque quiero, porque es libertad de expresión.-A ver, ‘hija’…-No puede quitarme el celular.-¿Qué no puedo?-No, no puedes.-¿Qué no puedo?-Es libertad de expresión.-¿Qué no puedo? ¿qué no puedo quitártelo?-¿Me lo va a quitar, secretario? Soy reportera. Ellas están denunciando algo.-Y yo estoy atendiendo.-No, no me lo va a quitar.-Nada más eso sí te digo, no me amenaces. Nada más (inaudible) por…

CNTE, Cedart y Centro Cultural UNAM muestran solidaridad a normalistas

Morelia, Michoacán.- A más de un mes de la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, y del asesinato de seis personas entre normalistas y civiles, la indignación sigue creciendo entre la población.
Este martes, minutos después de las 9:00 de la mañana partió desde Catedral una caravana de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, integrada por profesores de la Sección 18. Llevaban víveres y palabras de aliento a los familiares de las víctimas de desaparición forzada que viven en Ayotzinapa, desde donde exigen cuentas a los tres niveles de gobierno.

En el Centro de Educación Artística “Miguel Bernal Jiménez” los estudiantes realizaron un paro activo en el que tuvieron charlas con normalistas de Arteaga y Tiripetío, además de integrantes de otras organizaciones sociales y El Padre Goyo; de esta manera se van tejiendo redes de solidaridad para exigir la presentación con vida de los jóvenes, a la vez que se comparten experi…